¿Cómo construir una Universidad Políticamente responsable con la Reparación Integral?

La  pregunta de este encabezado nace de un proceso que inicia en el CEDAT en el 2015  y que  puso la mirada del trabajo que desde hace varios años se venía llevando en cuanto al reconocimiento de las experiencias que diferentes personas han tenido sobre el conflicto armado hacia lo que pasaba en la cotidianidad de la  Universidad inicio con varias preguntas y reflexiones; algunas de estas giraron en el reconocimiento de la situación de los estudiantes victimas al interior de la universidad, esto nos ha llevado a generar desde el inicio ideas de como la Universidad se convierte en un espacio para la proyección de los estudiantes, para la transformación de sus experiencias ya sea que la universidad fuese un espacio para los silencios o para las otras maneras de decir.

La Universidad aparece entonces, como un espacio significativo no solo para los estudiantes víctimas del conflicto armado sino para otros actores universitarios como docentes, administrativos y personal de servicios generales, en este espacio todo tipo de relaciones se tejen y destejen así como también se aprende y desaprende, se generan reconocimientos múltiples pero también ausencias de estos. La Universidad desde que se inició el camino que hace que estemos contando esta historia, aparece como un escenario de formación profesional y personal pero un escenario tan diverso que nos ha llevado a preguntarnos  ¿Cómo construir una Universidad políticamente responsable con la reparación integral? ¿Cómo generar reales procesos de articulación y de corresponsabilidad? ¿Cómo hacer que las responsabilidades que se asuman por los diferentes actores universitarios  sean conscientes y comprometidas? Pero a estas preguntas no hemos llegado por casualidad, han sido fruto del encuentro en este espacio con los estudiantes víctimas en un primer momento y que nos hicieron preguntarnos esto en la medida que las conversaciones con ellos nos decían a manera de exigencia y de denuncia que en la Universidad se desconocía un poco las experiencias relacionadas con el conflicto armado.

Anuncios

Las víctimas de Riosucio… todavía

Esta es la segunda entrega de los testimonios de las víctimas del conflicto armado que se juntaron en los talleres que llevó acabo del Cedat y el Suma –  Sistema Universitario de Manizales – En esta ocasión hablaremos de las víctimas de Riosucio, una comunidad campesina, indígena y minera. La primera entrega, sobre las víctimas de Samaná, vale la pena leerla.  Lo de abajo son las memorias de las víctimas, y a quienes les agradecemos con toda el alma que nos permitan compartir sus vivencias. 

La plaza de Riosucio, Caldas // Foto de la Alcaldía Municipal

La plaza de Riosucio, Caldas // Foto de la Alcaldía Municipal

En el año 1983 en el sector de la Tierra Fría apareció el EPL, tuvo un enfrentamiento y mataron un capitán. En esos días se llevaron muchos hombres, (…) “a mi padrastro se lo llevaron,  lo secuestraron 18 días, no sabíamos si había muerto. Torturaron a mucha gente a raíz de eso, entonces ya tildaron a la familia de nosotros de ser auxiliares de la guerrilla, de ser colaboradores y todo ese cuento, en 1986 asesinaron a mi papá debido a ese problema”. Sigue leyendo

Las víctimas de Samaná

En septiembre del 2015 el CEDAT y Sistema Universitario de Manizales – SUMA-  llevaron adelante un foro y unos talleres de resocialización con víctimas del conflicto armado de Samaná, Riosucio, Pensilvania y Salamina. Se buscó recrear la realidad de las víctimas que en algún momento se vieron despojadas de sus tierras. Por eso mismo estuvo también presente la Unidad de Restitución de Tierras para hablar en nombre del Estado. En el encuentro las víctimas contaron, por ejemplo,  que el Eje Cafetero y una parte del Chocó tenían un solo juez facultado para resolver temas de restitución de tierras. 

Abajo les compartimos la narración de las víctimas del conflicto armado del municipio de Samaná, Caldas. Este texto es la recopilación en primera persona de lo que vivieron estas personas en su región. En los próximos días les compartiremos las de los otros municipios. 

Mapa proporcionado por el Comité de Cafeteros

Mapa proporcionado por el Comité de Cafeteros

SAMANÁ

Los 60 y 70  fueron los tiempos más prósperos para Florencia: la entrada de la carretera, el comercio, el parque, la pavimentación del pueblo, las escuelas en el campo (con el padre Jaramillo), los centros de salud y los colegios rurales. El Comité de Cafeteros desempeñó un papel notorio en algunos de estos procesos. Fueron 25 años excelentes para Florencia. En el año de 1981 fue la muerte de Virgilio Ospina, a él lo asesinaron, y ahí inicia ese ciclo de desfragmentación y entramos en una etapa de violencia, de oscurantismo.

Sigue leyendo

Soraya Bayuelo, luchadora de paz

A Soraya Bayuelo la pudimos grabar casi de arepa. Un miembro del Cedat se la encontró en un evento en Bogotá, y corrimos a grabarla en la Universidad Nacional. Y los que pudimos estar ese día estamos infinitamente agradecidos de haberla podido conocer. Es una mujer que entre sonrisa y sonrisa nos pinta la realidad de su región, Los Montes de María.

Esta es una representación de la Plaza del Carmen De Bolivar, escenario de los eventos de Soraya Bayuelo

Esta es una representación de la Plaza del Carmen De Bolivar, escenario de los eventos de Soraya Bayuelo

Sigue leyendo

Nuestro tablero de paz

por Yairis Theran

En nuestro segundo evento nos tomamos la Facultad de Ciencias Jurídicas y Sociales

Desde el Cedat nos quisimos inventar el Tablero Interactivo de la Paz para poder generar un diálogo y una reflexión en nuestra comunidad. Queríamos que fuera material, que se pudiera tocar e interactuar con él para que esas ideas sobre reconciliación, convivencia y paz fluyeran naturalmente.

Sigue leyendo

Con estas imágenes inauguramos nuestro muro colaborativo  Sueños por la Paz en el cuál iremos recopilando lo que soñamos como colombianos. Acá queremos que todos nos expresemos, sin tapujos, sin correcciones políticas. Queremos recoger esa utopía que cada uno tiene en la cabeza, y que nos ayuda a seguir trabajando por un país mejor.

De verdad queremos que nos compartas tu sueño de paz para poder contar con todas las voces posibles. Cuéntanos ese sueño, loco o pequeño, con la etiqueta #DisueñadoresDePaz y etiqueta al Cedat en Facebook o en Twitter (@Cedat13).

Dentro de la campaña hemos buscado embajadores para que nos cuenten su sueño de paz. Este es el sueño de Karina, la chilena.

Sueños de paz